Páginas vistas en el último mes

viernes, 13 de febrero de 2009

LA SODA Y EL VINO(romance de entrecasa)

Ella, gordita, trabajadora, burbujeante. Él, flaco, alegre y atrevido. Ambos comenzaron a mirarse en el almuerzo de la familia Tonel. Mientras la soda desparramaba burbujas, el vino le dijo--¡Qué bonita colita!¡y qué piquito!.¡llegó el vino del almuerzo!...Soda contesta--Estoy trabajando. ¿Otra vez alegre?..--Sí, borracho de amor por ti..¿Salimos a caminar por el borde de la mesa?.La señorita soda, enojada, lo miró y le dio vuelta el pico. A la hora de la cena se volvieron a encontrar. --¡Hola, hola!..--saludó el vino ya repuesto de aquella curda pasajera. --¡Esta noche el patio nos espera! La soda lanzó su habilidad de mujer por el pico para decirle-¿Cómo te llamas?..-Talacasto--contestó el vino. ¡A tus órdenes!.Sin vos no sirvo en esta mesa ¡me diluís de pasión!. La soda se sorprendió. Aquél era más vino y poeta de lo que ella había pensado. --Yo me llamo Soda Ivess, hija de un fabricante de la zona.-- Mi padre es bodeguero-replicó el vino, agrandándose-¿No te gustaría que todo quedara en familia?..La soda se acercó, sintiendo sobre ella la mirada de una botella de gaseosa que, chismosa, soltó una frase--Ella se hace la coqueta...¡Cómo si tuviera mis curvas!- Se trataba de la tradicional y conocida Coca Cola, por supuesto. La soda le lanzó un chorro mientras contestaba: --¡Flaca envidiosa!¡Negra importada! ¡Volvé a tu casa! El vino ni se dio cuenta de este diálogo y el corcho ya se le salía de su lugar, cuando le dijo a la soda-¿Querés un tintito? ¡Dame tu burbujeante sabor!...Se "tomaron de las manos"mientras giraban alrededor de la mesa. Los platos y los demás comensales miraban el iniciado romance con la boca abierta. La soda estaba tan emocionada que se le escapó un chorrito y bañó a todos . Entonces el vino trató de confortarla--Ivess, querida.¿Estas celosa?. Ella se puso tan nerviosa, que se apresuró a contestar: --Vení, vamos al borde de la mesa que las "lindas" me dan asco--y mientras hablaba le daba vuelta el pico a la flaca Coca.
Para apaciguar el ánimo, Talacasto preguntó: --Esteee..¿qué música te gusta?..Soda respondió--Rock. "Soda Stéreo".--A mi me copa "Alcohol Etílico"-- remató el vino--y..¿te gusta la TV?..
-Si.-repuso la soda- veo todos los noticieros en general, por mi horario de trabajo.¡Siempre malas noticias!¡Estoy tan triste!. Talacasto coincidía con Ivess, por eso agregó--Pero..son peores las discusiones en la mesa. Soda asintió: --¡Ah, si habré tenido problemas por causa de ellas! Una vez casi me rompen contra la pared. Hasta me hice pipí de miedo, y para colmo, el mantel se enfureció conmigo.¡Qué mal momento!. Talacasto replicó--A mi nunca me ocurrió algo asi. Al contrario, todos me aman. Soda aprovechó la oportunidad para decirle con timidez--Yo también. Y allí nomás fijaron la fecha para el casamiento, y decidieron que el hermano de la soda -el sifón Drago- fuese el padrino. Talacasto pensó "ese tío es una mole: fisicoculturista, karateca...Si me pone una mano encima me convierte en botellita de jerez". Soda Ivess había comentado en una oportunidad que un vino de mesa se le había tirado encima a su hermana y Drago la defendió. Hoy el vino de mesa tiene alcohol por todas partes, en todas sus heridas, y además, tiene que trabajar de mosto. Pero sus temores se esfumaron cuando la soda le dijo--Nos casaremos e iremos de luna de miel a Malargue, donde vive una parienta mia, la soda Solvay. --Damajuana será nuestra madrina--remató feliz el vino--De más está decir que se casaron y tuvieron varias soditas y vinitos: hijos de la pareja de enamorados de la mesa de todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario